Connect with us

Deici Dávila Altamirano

El fujimorismo a punto de morir

Deici Dávila Altamirano

Published

on

El fujimorismo liderado por Keiko Fujimori, alias Señora K, juega mal sus cartas y está a punto de morir políticamente.

Todo empezó en 2017 cuando, en el afán de conseguir el poder que no pudo alcanzar con votos, el fujimorismo logró vacar a PPK y pretendió que Vizcarra sea un presidente blandengue. Pero no fue así. En medio de los destapes del caso Lavajato, el presidente Vizcarra dejó que la justicia actuara y Keiko Fujimori terminó en prisión acusada de recibir dinero ilícito de la empresa brasileña Odebrecht y por entorpecer el funcionamiento de la justicia.

¿Qué le queda al fujimorismo de cara a las elecciones del 2020? La periodista Rosa María Palacios dice que al fujimorismo le conviene el adelanto de elecciones, pues Keiko Fujimori podría ser candidata presidencial y encabezar la lista al congreso por Lima (la reforma política aprobada recientemente en el Congreso lo permite). Al ser elegida parlamentaria, Fujimori podría conseguir inmunidad. Lo que olvida Palacios es que la política no es simple matemática. Existe un hartazgo de los peruanos sobre la “vieja clase política” expresada en buena parte por las actuaciones del fujimorismo. Como lo señaló el sociólogo Julio Cotler, “el fujimorismo es lo más repulsivo del Perú” y actualmente esa aversión se expresa en la ausencia del 20% de voto duro fujimorista.

La repulsión contra el fujimorismo se expresará inevitablemente en la campaña. Ese 10% de apoyo popular que generosamente le otorgan las encuestas puede terminar en apenas un dígito y con ello enterrar su inscripción electoral. De allí, el fujimorismo tendrá que realizar alianzas políticas para subsistir. En el Congreso son todavía una fuerza numéricamente importante pero, una vez que se acabe la mamadera congresal, ¿qué organización política le podría dar la mano a una organización acusada de lavado de activos? Si el 2020 aparece como el horizonte cercano para renovar la política, ¿tendrá vida el fujimorismo en esa coyuntura? No lo creemos.

De cara a las próximas elecciones, el principal interés de los fujimoristas sobrevivientes será garantizar la impunidad sobre sus denuncias, lo cual podría sintonizar con un sector del APRA y algunos rostros que hoy funcionan como topos fujiapristas. ¿Qué rostro podría ofrecerles la posibilidad de conseguir algunos congresistas para batallar por la impunidad? ¿Pedro Olaechea, Kenji Fujimori, Roque Benavides? ¿Alguno de estos rostros puede refugiar al fujimorismo corrupto para que no desaparezca del escenario político? Corren las apuestas.

Magíster en Sociología. Licenciada en Sociología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Conductora del programa de radio Marrones TV. Especialista en gestión de políticas públicas para atender a poblaciones vulnerables. Investigadora. Autora de artículos sobre democracia, inseguridad ciudadana y violencia. Vecina de San Juan de Lurigancho.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Deici Dávila Altamirano

¿Qué exigir al nuevo Congreso?

Deici Dávila Altamirano

Published

on

Este 26 de enero los peruanos estamos convocados a elegir un nuevo Congreso, luego de la disolución del parlamento ocurrida el 30 de setiembre del 2019. Por mayoría, el TC declaró que el cierre del Congreso fue constitucional, legal y legítimo, con lo cual, el fujimorismo y sus satélites han sufrido una nueva derrota política. La última semana antes del 26 de enero será clave para que los candidatos logren convencer a los electores indecisos que todavía suman el 50% del electorado. ¿Qué exigir al nuevo Congreso? En esta columna propongo una agenda mínima exigible a los congresistas electos. Algunas banderas han sido expuestas en esta campaña, otras ni siquiera han sido mencionadas.

Primero, debemos exigir al nuevo Congreso que elimine la inmunidad parlamentaria, la cual ha servido para que procesados y delincuentes escapen de la justicia. En la campaña, todos los candidatos se han pronunciado en favor de eliminar la inmunidad. Este compromiso deberá manifestarse a través del voto.

Segundo, se debe revisar con prontitud las denuncias interpuestas contra el
fiscal Pedro Chávarry y el ex juez César Hinostroza, que pasaron por agua
tibia. En ambos casos, el pleno del Congreso rechazó acusarlos por pertenecer a la organización criminal ‘Los cuellos blancos del puerto’. En ese sentido, también deberán ser evaluadas las denuncias contra el Presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros, y su vinculación con el ex juez Hinostroza, y la situación del actual presidente del JNE, Víctor Ticona, vinculado al mismo personaje. Asimismo, los blindajes contra jueces y fiscales que formaron parte de la red de los “hermanitos”.

Tercero, se debe revisar con prontitud los blindajes contra los ex congresistas Héctor Becerril, Moisés Mamani, Richard Acuña, entre otros; así como la actuación de la ex congresista Rosa Bartra, cuya Comisión Investigadora del caso Lava Jato gastó unos 30 millones de soles para librar de cualquier responsabilidad a Keiko Fujimori y Alan García.

Por último, resulta urgente que se implementen las medidas de reforma
electoral y política aprobadas en el referéndum del 2018. Se debe implementar la ley contra la reelección de los congresistas; la norma que señale las nuevas reglas de financiamiento para los partidos políticos; zanjar cualquier debate sobre la bicameralidad porque el pueblo peruano votó en contra de la misma y mejorar los filtros para la elección de representantes a nivel nacional.

Por un Perú mejor, exijamos el cumplimiento de estas medidas al nuevo Congreso.

Continue Reading

Deici Dávila Altamirano

Por quién no votaré

Deici Dávila Altamirano

Published

on

Este 26 de enero son las elecciones para elegir a un nuevo Congreso luego de la disolución constitucional del 30 de setiembre del 2019. Esta será una campaña electoral de apenas 20 días y el silencio del mismo se explica no solo por el desinterés de los peruanos en la política sino también porque se trata de una campaña sin candidatos presidenciales, quienes suelen “arrastrar” los votos. Entonces, por primera vez, los candidatos al Congreso están tocando las puertas de los electores mismos Cachín de la película Asu Mare vendiendo aspiradoras casa por casa. Harta oferta frente a poca demanda.

Sin la presencia de los candidatos presidenciales, los candidatos al Congreso buscan hacerse notar de cualquier forma en los medios de prensa, participando en entrevistas y debates, pero también hay quienes apelan al histrionismo para llegar a los electores. Incluso hay candidatos cuyas acciones lindan con lo cuasi delictivo, lo cual debería ser sancionado por el Jurado Nacional de Elecciones. En este escenario, comparto algunas máximas para discernir porque partidos o candidatos definitivamente no votaré.

  • No votaré por un partido que apoye la reelección de congresistas. El pueblo votó masivamente por la no reelección y eso debe respetarse.
  • No votaré por el partido o candidato que haya  sido cómplice o blindado la corrupción en cualquiera de sus formas. La corrupción es el cáncer que carcome las instituciones del Estado.
  • No votaré por el partido o candidato fundamentalista, que apoye la homofobia, el machismo o cualquier forma de discriminación. Necesitamos construir un Estado moderno, inclusivo y respetuoso.
  • No votaré por el partido o candidato que señale que la disolución del Congreso fue un golpe de Estado, cuando se trató de una medida constitucional.
  • No votaré por el partido o candidato que apele al histrionismo o la desinformación para obtener votos.

Existen 21 partidos políticos en carrera electoral, de los cuales no votaré definitivamente por Fuerza Popular, el APRA y Solidaridad Nacional. El voto en blanco o viciado no es una opción porque ayudaría a pasar la valla electoral a los partidos vinculados a la corrupción o que tienen baja votación. Recuerda que a menor cantidad de votos válidos, menor cantidad de votos para pasar la valla electoral. Por eso se debe votar válidamente por la mejor alternativa política. Esta es una forma de contribuir con la construcción de un país más democrático. No desperdicies tu voto, voto bien, vota por un Perú mejor.

Continue Reading

Deici Dávila Altamirano

¿De qué viven los candidatos a la presidencia del Perú?

Deici Dávila Altamirano

Published

on

Las últimas revelaciones sobre los astronómicos montos que Keiko Fujimori y su partido Fuerza Popular habrían recibido para financiar su campaña política en el 2011 ponen al descubierto que las cifras no cuadran y que el dinero no gastado habría sido destinado para otros fines. Solo con 4 financistas, Fuerza Popular suma más de 27 millones de soles en aportes para una campaña que costó 19 millones de soles, según declaración hecha ante la ONPE. ¿Qué pasó con los más de 8 millones de soles que sobraron? ¿Quién se quedó con el vuelto?

Según la periodista Rosa María Palacios, una posibilidad es que el dinero restante haya ido directamente al patrimonio de la lideresa de Fuerza Popular, lo cual podría configurar delitos como defraudación tributaria y lavado de activos. Por consiguiente cabe la pregunta, ¿de qué han vivido Keiko Fujimori y su familia en estos años? ¿Cómo han pagado sus cuentas? Esta situación trae otra pregunta mayor: ¿de qué viven los candidatos a la presidencia del Perú? La interrogante resulta pertinente porque cuando una persona postula a un trabajo le exigen cierta experiencia, ¿cuál es la experiencia de los candidatos a la presidencia para querer gobernarnos?

¿De qué viven los candidatos Julio Guzmán, Verónika Mendoza, Gregorio Santos, César Acuña o Alfredo Barnechea? Los menciono porque ellos han señalado abiertamente su interés en ocupar el cargo más importante de representación nacional. ¿Trabajan o ser candidato o candidata resulta ser un buen negocio? ¿De dónde pagan sus cuentas cada mes? Las elecciones presidenciales del 2021 están a la vuelta de la esquina y para no llevarnos una “sorpresa” es necesario que se haga un peritaje exhaustivo para saber de qué viven estas personas. Asimismo, a todos los candidatos presidenciales se les debería exigir certificados de antecedentes penales, policiales y judiciales.

Las declaraciones juradas que realizan los candidatos presidenciales ante la ONPE deben ser detalladas y rigurosas. Aquellos que quieren gobernar el país por lo menos deben mostrar información clara sobre en qué trabajan y de qué viven. Esta información no puede ser una nebulosa porque podríamos terminar gobernados por personas cuyos ingresos provienen del dinero sucio. La amarga experiencia de Alan García por conferencias que habrían servido de fachada para recibir coimas no debe repetirse. Exijamos a nuestros candidatos que digan de qué viven por el bien del país y de la democracia.

Continue Reading

Tendencia