• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Internacionales

Peruanos que estuvieron presos en penal de San Juan de Lurigancho habrían sido autores del crimen

lacapital.com.ar.- Los cadáveres de al menos un hombre, una mujer y un niño fueron encontrados calcinados dentro de un carro de cartoneros en la Villa 31 de Retiro Se investiga si se trata de una venganza narco, según informaron fuentes policiales y judiciales. Según un testigo, tres ciudadanos peruanos habrían sido los autores del crimen, entre ellos un conocido narco, ya condenado por homicidio.

 
"Por el estado de los cuerpos todavía no está claro si son tres o más víctimas. Todos los cadáveres fueron remitidos, tal cual estaban, a la morgue judicial. Podría haber más niños entre los restos", dijo un investigador judicial.
 
El macabro hallazgo se produjo a las 3 de la madrugada en la manzana 103, a la altura de la casa 80 del mencionado barrio porteño, donde personal de la Unidad de Prevención Barrial de la Policía de la Ciudad fue alertado por vecinos que había fuego en un carromato de cartonero. En la parte baja del carro, los policías advirtieron que había cuerpos calcinándose y sobre ellos varios elementos combustibles.
 
Al lugar fueron convocados bomberos de la Policía de la Ciudad que apagaron el fuego y personal del SAME que constató que había al menos tres muertos que, a simple vista, parecía tratarse de un hombre, una mujer y un niño de unos 10 años por su contextura, aunque tal como aclararon fuentes judiciales, podría haber más víctimas. "Creemos que podrían pertenecer a una misma familia", dijo uno de los jefes policiales.
 
Los investigadores de la Policía de la Ciudad lograron obtener en el lugar un testimonio clave, a partir del cual la pesquisa se orientó a un posible crimen por un ajuste narco o por territorio. El testigo llegó a decirle a la policía que vio cómo el carro incendiado y con los cadáveres había sido empujado desde la manzana 99 a la 103 donde apareció, por tres ciudadanos de nacionalidad peruana que responderían a César Humberto Morán de la Cruz (41), más conocido como "El Loco César", un capo narco del Barrio 31 que está cumpliendo condena por homicidio y otros delitos.
 
"Aún nadie se sentó en la fiscalía o frente a un policía a contar esta versión firmando una testimonial. Este tipo de crímenes son difíciles de esclarecer porque nadie se atreve a contar lo que sabe. Estamos trabajando para que quienes puedan aportar algo se presenten como testigos", admitió una fuente judiciales.
 
El caso es investigado por el fiscal Martín Mainardi, de la Fiscalía nacional en lo Criminal y Correccional 25, quien ordenó remitir el carro con los cadáveres tal cual fueron hallados a la morgue. El fiscal le pidió a los expertos del Cuerpo Médico Forense que le confirmen la cantidad de víctimas, las identifiquen y determinen si murieron calcinadas o si fueron asesinadas previamente de otro modo.
 
"Es un barrio complejo, donde también hemos tenido homicidios vinculados con disputas por la ocupación de viviendas. No descartamos ninguna hipótesis", agregó u investigador.
 
Terribles antecedentes
 
"El Loco César" fue juzgado en 2012 ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 24 de Capital Federal, que le dio 15 años de prisión por el asesinato de Kevin Beltrán Goicochea, un adolescente de 16 años que se negó a vender droga para él, y por otros dos asesinatos, además de la tentativa de homicidio de otro joven, de nombre Kenny.
 
Morán de la Cruz quedó preso no sólo por sus actividades ilícitas vinculadas al narcotráfico sino porque también se lo acusa de haber ideado, desde la cárcel donde cumple su condena, el crimen de una mujer para lo cual contrató a tres sicarios. Estos, sin embargo, se confundieron y asesinaron por error a otra mujer en 2016 en el partido bonaerense de Moreno.
 
Según el diario Clarín, los tres asesinados ayer fueron identificados y corresponderían a una organización liderada por el "Loco César". Detenido en Devoto, es uno de los narcos más temidos dentro de la Villa 31. Uno de sus hijos sería el encargado de seguir con el negocio criminal.
 
En sus inicios tuvo "maestros" más que peligrosos, también peruanos. Alionzo Rutillo Ramos Mariños (43), alias "Ruti", se mudó a la villa 31 del barrio de Retiro después de una sangrienta guerra que tuvo en la villa 1-11-14 del Bajo Flores con su ex aliado, Marco Antonio Estrada Gonzáles ("Marcos"). Cuando cayó preso siguió manejando el negocio de la cocaína en el asentamiento y su hombre de confianza pasó a ser César Morán de la Cruz, el "Loco César".
 
El "Loco" César, "Ruti" y "Marcos" tienen varios puntos en común: los tres son nacidos en Lima, tienen antecedentes en Perú, son extremadamente violentos, se dedican al narcotráfico y todos estuvieron presos en el penal peruano de San Juan de Lurigancho, una de las cárceles más peligrosas del mundo, reseña Clarín.
 
Los vecinos de la villa 31 aseguran que Morán de La Cruz es aún más violento que sus otros dos compatriotas. Dicen que mató a más de 20 personas antes de caer preso, sólo en la Villa 31 bis. El mismo "Loco" se jacta delante de sus compañeros de pabellón de que sus víctimas fueron al menos 30.
 
En la villa de Retiro nadie se animaba a denunciarlo. Hasta que finalmente lo hizo la mamá de un joven al que baleó. En noviembre de 2011 empezó a ser buscado por la Justicia y cayó detenido el 28 de febrero de 2012. Según Clarín, César fue acusado del intento de homicidio de Kenny Marks Mejía León y de otros 3 asesinatos: los de Giancarlos "El Ciego" Espinosa Liñán (25), Julio César Roncal Cocachi (19) y el del citado Kevin Beltrán Goicochea (16). El 17 de noviembre de 2008, a las 17.30, después de una discusión, el "Loco" baleó en un hombro a Mejía León. Cuando éste cayó al piso herido, trató de ejecutarlo con un tiro en la cabeza. Pero se interpuso la mujer de la víctima y logró escapar. El 26 de noviembre de 2009, César mató a tiros a Espinosa Liñán. "El Loco" lo asesinó porque había tenido relaciones con una ex novia suya. Según las pericias, tanto las balas usadas en los ataques a Mejía León y a Espinosa Liñán fueron disparadas por la misma arma.

Miseria. La villa de Retiro, donde los homicidios por disputas de territorio son comunes

Publicaciones AnterioresVer todo

Mas Leidos