La web de San Juan de Lurigancho
San Juan de Lurigancho - Lima - Perú
Toda la información del distrito mas Poblado del Perú
www.SJL.pe »
     ACTUALIDAD           DEPORTES           EDUCACIÓN           AGENDA           NACIONALES           INTERNACIONALES           REPORTAJES           ENTREVISTAS     
Columnas de Opinión : Oswaldo Carpio
Compartir esta noticia:   
miércoles, 15 de febrero de 2012
¿Quién defiende a la familia peruana?
Veintinueve peruanos muertos en San Juan de Lurigancho
MAS LEIDAS
La diversidad cultural del Perú o las potencialidades de un país mega diverso (Parte II)  (86,976 leidas)
 
La diversidad cultural del Perú o las potencialidades de un país mega diverso (Parte I)  (84,592 leidas)
 
La política peruana y problema número uno: La corrupción  (40,745 leidas)
 
Elegir y ser elegido ¿Deber o derecho?  (39,415 leidas)
 
Los cinco muertos del penal San Pedro de San Juan de Lurigancho  (30,646 leidas)
 
Pocos días después de la trágica muerte de veintisiete personas en Cristo es Amor falleció, el 1 de febrero de 2012, Mario Gavino Narváez (31) en el Hospital Nacional Dos de Mayo. Un día antes de la celebración del Día de la Amistad, falleció  Roy Ángelo Julián Agurto, víctima del fuego, los gases venenosos y una septicemia, elevando el número de fallecidos a veintinueve.
En cualquier lugar del mundo -menos en el Perú- sólo el número de fallecidos hubiese tenido como resultado, por lo menos, la renuncia del ministro de Salud, aún cuando fuera por decoro. En nuestro país, en el Perú, no.  Todas las autoridades siguen imperturbables en sus cargos, luego de que el alcalde, Carlos Burgos, fuera citado al Congreso y éste se defendiera, tajante y toscamente, afirmando que su administración no tenía responsabilidad. El ministro de Salud, como cuando era árbitro de fútbol, no miró ni hizo caso a las colmadas tribunas y pensó, seguramente, “aquí no pasa nada”.
Estamos acostumbrados al escándalo que persiste una semana o poco más, salvo que se trata de un crimen de la farándula vernácula o una historia de tintes policiales creada por una prensa cuyo olfato por el escándalo es inversamente proporcional a la ética. Los siguientes días, como moscas tras el panal, la prensa “levanta” otra “nueva” noticia, la que también quedará en el olvido. Los políticos ya lo saben. “Quédate callado, mejor no declares, una noticia tapa a otra, la gente tiene frágil memoria”, les recomiendan y, luego de unas semanas de escándalo, el Perú “vuelve a la normalidad”.
Esta vez la noticia que ocultó a las otras, ha sido la captura de  “Artemio”, el terrorista del Partido Comunista del Perú- Sendero Luminoso, uno de los que quedaban del llamado comité central de esa izquierda polpotiana que llevó hasta las últimas consecuencias las tesis de su “presidente” Gonzalo, que encabezaba las catervas de fanáticos “marxistas-leninistas-maoístas pensamiento Gonzalo por el sendero luminoso de José Carlos Mariátegui”. Esa es la nueva noticia que tapa a la otra. Cae el último “histórico” de la larga lista de militantes de la muerte que le declaró la guerra a la recuperada democracia en 1980. Han pasado 22 años pero la profundidad de la destrucción y la violencia en el Perú, persiste. La derrota militar no ha ido unida a la pacificación y a la creación de una cultura basada en la tolerancia.
 
¿Existe alguna relación entre los muertos de San Juan de Lurigancho y la violencia del terrorismo? Nos hemos preguntando ¿por qué la sociedad peruana produce tanta destrucción y muerte? ¿Por qué sigue creciendo la muerte en las pistas y carreteras año a año, pese a las medidas que toma el ministerio de Transportes? ¿Por qué sigue creciendo la inseguridad y el número de crímenes violentos aumenta día a día en el país? ¿Cómo está la familia peruana que produce tantos hogares disfuncionales, tantos abusos con los niños y niñas, tanta crueldad y tantas jóvenes que salen a drogarse, a robar y matar? ¿En qué clase de hogar crecieron y/o viven los que forman parte de una banda senderista, los que consumen drogas y los se incorporan a familias violentas? ¿Cómo era/es el hogar o la familias de los que asesinaron a Walter Oyarce? ¿Cuál fue el ejemplo, qué enseñanzas le infundieron?  ¿No es violencia, también, que los políticos, las autoridades no den la cara y no asuman sus responsabilidades? ¿El decoro, la honorabilidad el buen ejemplo, prevalen entre las autoridades del Perú?
 
Las drogas que se producen en el VRAE, en el Huallaga y en la húmeda selva peruana, se exportan por miles de toneladas. Pero, desde hace ya unas décadas no sólo se exportan; también se venden en el “mercado interno” y en forma abundante. Se vende en millones de paquetitos de 0,50 céntimos en las esquinas, las viviendas precarias, en los llamados “huecos” en miles de puntos del país y, también, por teléfono a pedido, en los colegios que deberían ser centros educativos y en los barrios.
 
Pero, la pregunta está hecha: ¿cómo está la familia peruana? ¿Está la familia peruana enferma o goza de buena salud? Hoy, la familia peruana, se asemeja a un paciente al que nadie quiere mirar.  Esto es grave porque es en la familia de donde surgen victimarios y víctimas. Hay familias peruanas sanas pero la mayoría está enferma.  Allí, en el núcleo de la sociedad, en lo que en la filosofía antigua se denominaría la esencia, es que surge la violencia que se fortalece con lo que viene de fuera: drogas, alcohol, sexismo, racismo, discriminación, intolerancia, falta de respeto al prójimo y a sus derechos, en un neo sistema clasista y de castas. En el Perú el racismo está a flor de piel y abarca a los de arriba y a los de abajo.
 
¿Cuáles son las políticas del Estado peruano para la defensa de la familia? ¿Es el Perú un país católico, cristiano o, simplemente, un país religioso en el que la festividad le gana a la espiritualidad y, por ende, el respeto al otro no constituye el centro de la existencia entre prójimos? La idea primigenia del mensaje cristiano es el amor al prójimo. “Un nuevo mandamiento les dejo: que se amen como yo los he amado”. Ese mandamiento, ¿se practica en el Perú?
 
Emmanuel Levinas, el famoso filósofo judío francés, cuya enseñanza moral parte, precisamente, de proponer que toda construcción ética debe estar basada en el otro, en el próximo, en el ser humano que comparte la vida con nosotros, nos daría la razón cuando afirmamos que en el país el otro existe como un medio -no como un fin en sí mismo- para alcanzar algún fin material, económico o de otro tipo, basado en el cruel egoísmo -el individualismo es una cosa y el egoísmo es otra. El individualista puede ser altruista. El egoísta, no-. Esa incapacidad para ver al otro y respetarlo lo percibimos en cada instante en las calles. Para la mayoría el otro no existe, si no, veamos cómo se conduce un vehículo, en todos los sectores sociales.
 
La producción de coca con el fin de producir drogas cocaínicas y su venta en millones de paquetitos le está pasando la factura a la sociedad peruana. Veintinueve personas han muerto quemadas y asfixiadas -muy pocos parecen  conmoverse y la información prácticamente no existe- en “Cristo es Amor” pero el resto muere atrapada en la violencia exacerbada por la cocaína, la pasta básica, el crack,  las drogas sintéticas y el alcohol.
 
Volvamos a la familia peruana. Algunas personas, a veces, se preguntan, de manera inocente, de dónde surge tanta violencia, de dónde salen estos “pandilleros” que se enfrentan con garrotes, machetes, cuchillos y armas de fuego. Los que hacen estas preguntas parecen no entender que son hijos de la sociedad y de la familia peruana. ¿Qué estamos haciendo para defender a los niños, adolescentes y jóvenes de esas familias? ¿Es responsabilidad del Estado hacerlo? ¿Cuál es el papel que juegan las iglesias? ¿Cuál es el papel de las instituciones educativas públicas y privadas? ¿Cómo evitar que los hogares y los barrios continúen produciendo tantos elementos deletéreos?
 
Mientras creamos una corriente de opinión que intente recuperar a la familia peruana, que le ofrezca una consiste base moral sobre la cual se construyan relaciones armoniosas, es necesario defenderla de los que promueven, producen y venden drogas que, a la violencia instalada en la mayoría de hogares y barrios, le añaden el combustible de las drogas que elevará a máximos niveles la autodestrucción y la muerte.
 
La sociedad peruana ha dado muestras de tener un gran resiliencia -esa capacidad para resistir y recuperarse de períodos de crisis, de caídas, de traumas graves y profundos. Pero, esa maravillosa capacidad debe expresarse en políticas de Estado en las que se defienda a la familia, al barrio, a la escuela.
 
Es deber de todos buscar construir relaciones humanas creativas, armoniosas, que afirmen el amor a la vida, al prójimo. La moral sobre la cual tenemos que construir el Perú debe estar basada en la idea de que el otro existe, que somos parte de la sociedad humana y que nuestra existencia tiene sentido cuando entendemos que el sino humano es vivir unido y en forma solidaria con los demás. Jesucristo, Buda, Confucio, Lao Tsi, Kant, Ghandi, Martín Luther King, Mandela entendieron que el ser humano vive en sociedad y que es imperativo construir una moral basada en la aceptación, la tolerancia, el diálogo, el reconocimiento y el respeto al otro.
 
Las cifras del crecimiento económico son muy buenas y debemos seguir esforzándonos por crecer, pero sin una ética que nos una, ese crecimiento se detendrá y tendremos una terrible regresión porque tendremos recursos pero no sabremos usarlos en armonía y capacidad para convivir y compartir con los demás.
 
Construyamos  una moral que nos una y nos impela a entender que el Perú es una gran familia que tiene que sanar sus heridas y que debe construir caminos creativos y armoniosos en las tres relaciones básicas del ser humano: consigo mismo, con los demás y con la naturaleza.  Construyamos mercado, produzcamos más, estudiemos más, integremos a la gente a la economía nacional  mundial, crezcamos más económicamente pero, asimismo y con la misma fuerza e intención, crezcamos más humanamente. 
Compartir esta noticia:   

Publicaciones Anteriores
» Emergente, tradicional, multiétnica, pluricultural, amable y violenta, solidaria y egoísta; Milenaria, Virreinal y Republicana:  (12605 leidas)
» A 40 días de gobierno los ciudadanos tienen esperanza El liderazgo de PPK entre los gobernadores y alcaldes del país  (9221 leidas)
» Seguridad Ciudadana: Narcotráfico y Narcoterrorismo  (6963 leidas)
» Gran primavera democrática por la igualdad plena de mujeres y hombres  (6983 leidas)
» Firme y Feliz por la Unión  (7201 leidas)
 
 
 
RECOMENDADOS DE LA SEMANA
II Festival Internacional de Teatro Temporada Alta  (6,625 leidas)
Mueren 74 inmigrantes al intentar cruzar el Mar Mediterráneo  (5,278 leidas)
Perú vs. Nueva Zelanda: ¿Qué canal transmitirá los partidos del repechaje?  (309 leidas)
Ni una menos: los temas pendientes tras vergonzoso 5° puesto  (303 leidas)
Al menos 22 heridos tras reyerta en penal Castro Castro  (301 leidas)
Francia detiene a 10 extremistas de derecha que planeaban ataques  (284 leidas)
Desorden e inseguridad: panorama de construcción informal en Cusco  (280 leidas)
XII Edición FLASHMODE: I.A. INTELLIGENCE ARTIFICIELLE  (275 leidas)
Maritza García renuncia a la presidencia de la Comisión de la Mujer  (268 leidas)
Científicos: Los perros intentan comunicarse con nosotros con sus expresiones faciales  (267 leidas)
 
El Charro Fernandez - Telef: 791-0285 Mariachi Rey en San Juan de Lurigancho - Telef: 797-0930
Show Infantil D*Glenys Lic. Daniel Acuña Bustamante Psicólogo - Psicoterapeuta
Justo Gems SAC www.PeruPc.com S.A.C.
Bodega y Viñedos Candela Comercializadora Rumiwasi S.A.C.
Instituto Cultural Ruricancho Detectives Privados en Lima Perú
Vidrieria Distribuidora Vera en  lima-peru. dist.  furukawa- miyasato MARIACHI EL REY DEL CHARRO FERNANDEZ - Telef: 797-2180
www.SJL.pe - Copyright © 2002 - 2017. Derechos Reservados - SJL - Lima - Perú
Director: Luis Candela Flores
Email: informes@sjl.pe