• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Oswaldo Carpio

¡Sinvergüenzas! Que se vayan los malos dirigentes

Sinvergüenzas, cínicos, desfachatados, caraduras. Todos estos calificativos son tibios si se trata del inefable “Pocho” Alarcón, el indescriptible Luis de Souza Ferreira –Presidente de la Asociación de Fútbol Profesional- y Manuel Burga. Este trío le juega sucio al fútbol peruano desde hace varios años. Los tres son los directos causantes de la actual crisis, a la que hay que sumar a los dirigentes de Universitario y de Sport Boys.
 
¿Algún trabajador, campesino, empleado, funcionario, consultor podría trabajar con un contrato que dice que se le paga mensualmente, se le deja de pagar y se le impone -como gracia- pagarle en 24 meses como le dé la gana al empleador? El trío nefasto del fútbol peruano impone un acuerdo y cree que violando los derechos de los jugadores, imponiéndoles una forma de pago, ya resolvieron los problemas. A la catadura moral le agregan un componente típicamente peruano: la cultura de la pendejada. Se sintieron vivos y creyeron que podrían seguir engañando a los jugadores, a los aficionados y a todos los peruanos.
 
Alarcón, Luis de Souza y Burga deben irse y si no se van, expulsados, para siempre, del fútbol peruano.
Si “Cuchi” le hizo enorme daño a Alianza Lima, Alarcón lo ha superado con creces. Los dos padecen de los mismos males. Negados a decir la verdad, su conducta solo puede ser entendida si se piensa mal. La frase: “piensa mal y acertarás” pareciera inspirada por alguien que intentaba entender sus conductas.
 
En el colmo del cinismo, a los trabajadores de Alianza Lima no se les paga hace siete meses y por eso han organizado una olla común que está recibiendo la solidaridad de los jugadores y del pueblo aliancista. Igualmente, a los jugadores de Alianza Lima se les debe más de un millón ochocientos mil dólares. A la SUNAT 30 millones. A la Municipalidad de La Victoria 400 mil soles de arbitrios e impuesto predial, a Jefferson Farfán 200 MIL Euros y a Wilmer Aguirre lo timaron con 100 mil dólares. Hay más deudas que serán descubiertas por los nuevos dirigentes que se harán cargo de Alianza Lima.
 
Es el momento que los clubes de fútbol serio, decente, formal, organizado y competitivo, ingresen al escenario y pongan en su sitio a los malos dirigentes. No es el momento de retroceder ni ceder, es el momento de ser intransigente en los principios para salvar al fútbol peruano y limpiarlo de “delincuentes de cuello y corbata” como dicen los que llaman a los medios de comunicación al referirse a estos sujetos que están prendidos de los clubes de fútbol como las vampiros de sus víctimas. No les interesa el fútbol. Les interesa cuánto pueden sacar par sus bolsillos en una situación caótica que ellos promueven y de la que se benefician.
 
Mientras tanto, la Asamblea de Socios buscará poner las cosas en su lugar.
Es el momento de la acción del pueblo aliancista.
Si el pueblo aliancista es valiente -¡lo es!- tiene que movilizarse de la misma forma que los hinchas y los socios.
 
Es el momento de la movilización democrática que no debe detenerse hasta que Alarcón y sus incondicionales abandonen Alianza Lima para siempre.
 
Es el momento en el momento en que se podrá conocer quién es quién. Quién en verdad ama al fútbol y a Alianza Lima y quién o quiénes solamente buscan intereses personales o de grupo.
 
Es el momento de la acción democrática para modernizar el fútbol, para limpiarlo, transparentarlo y, como en toda institución seria, pagar impuestos, pagar a los jugadores, honrar las deudas, informar a los socios, a los hinchas y a la opinión pública.
 
Es el momento de movilizarse y no permitir que esta grupúsculo de malos dirigentes sigan medrando del fútbol peruano y nos quiten la ilusión de un Campeonato Nacional, una participación decente en una Copa Libertadores y la presencia en el Mundial de Brasil el 2016.
 
Alarcón, Luis Souza y Burga deben irse de Alianza Lima, de la ADFP y del fútbol peruano.
 
¡Movilizarse hasta que se vayan todos!
 
¡El fútbol peruano puede renacer con gente decente, que ame el fútbol y que termine con la dictadura de los estafadores!
 
Oswaldo Carpio Villegas
Dirigente de Alianza Lima

Publicaciones Anteriores