• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Oswaldo Carpio

La huelga del SUTEP

Es imposible entender la dinámica del SUTEP sin entender la acción política de PR que domina este sindicato desde hace más 40 años, período en el que ha realizado más de 10 huelgas nacionales indefinidas que terminaron en algunos casos arrinconando a los gobiernos, en otras en fracasos totales pero siempre imponiendo un visión que combina la exacerbación de la lucha económica de los maestros con una posición política basada en la lucha de clases –“una línea sindical clasista”- y sus intereses políticos.
 
El VII Pleno del Comité Central del Partido Comunista del Perú – Patria Roja del 11 y 12 de agosto, considera que la situación actual del país “representa una oportunidad extraordinaria para la izquierda y el progresismo, verdaderos portadores de los grandes cambios que reclama el país. Se impone tomar conciencia de esta situación y actuar en consecuencia”. ¿Cuál es la oportunidad? Aprovechar el momento actual en el que el gobierno de Ollanta Humala -al que caracterizan de neoliberal- habría abandonado las banderas de la izquierda. ¿Qué es actuar en consecuencia? Es aplicar la estrategia aprobada: luchar “contra el continuismo neoliberal, por un gobierno democrático, patriótico, descentralista de ancha base social”.
 
Pero, esta vez, la dirigencia de Patria Roja tendrá que enfrentar la división creada por SL-MOVADEF-CONARE que ha decidido reconstituir y reorientar el Partido Comunista y, también, el  SUTEP, con lo que, seguramente, no acatarán el paro en Cerro de Pasco, Ayacucho, Puno, Cusco y otras regiones del país. PR está atenazado internamente pues tiene que demostrar a los maestros que “está luchando” y, de otro lado, cuidar que sus militantes no sean absorbidos por SL-MOVADEF, pues la reconstitución y reorientación se realiza buscando quitarle sus militantes y su principal base social.
 
¿Cuál es el pretexto para la huelga general indefinida del SUTEP? La misma que en el caso de Cajamarca, que el diálogo se ha agotado y que se trata de salir a las calles a luchar pues el diálogo es una “mecedora”. “El SUTEP luchando, también está educando” significa que hoy, como hace 42 años, no les preocupa que los niños y jóvenes de menores ingresos pierdan semanas de clases, aún cuando los padres de familia en las APAFAS se oponen a la huelga.
 
En más de cuatro décadas se ha creado una cultura política en la que la lucha de clases es el motor de la historia expresada en la confrontación, las huelgas prolongadas, la agitación de los problemas reales los maestros que son sólo pretextos para aplicar su estrategia. El diálogo para PR “no es más que una maniobra, el uso de la zanahoria cuando el garrote no ha dado los resultados esperados”.
 
¿Qué quiere PR en esta huelga? La lucha es contra todos los proyectos que buscan modernizar la educación. Rechazada la LCPM, consideran que la ley de Desarrollo Docente del gobierno es “otro fiasco”, el “continuismo neoliberal”, una  “”verdadera regresión”. Por lo tanto, se rechazan las leyes y el aumento de sueldos de la ministra salas y “se pone a la orden del día la lucha”.
 
Estamos advertidos. Conga no va, la LCPM no va y la Ley de Desarrollo docente tampoco va. ¿Qué va? La ley presentada por el SUTEP-PATRIA ROJA, el aumento de salarios que ellos proponen a través de la huelga general indefinida, la lucha en las calles en el marco de la búsqueda del “aprovechamiento” de lo que consideran una oportunidad política.  El país tiene que derrotar una conducción política que se mueve por intereses políticos partidarios de una ideología fracasada en el mundo, que sabotea uno de los temas estratégicos del país: la educación. Sin ella, no avanzaremos hacia el desarrollo y se perpetuará el atraso. Ese es el objetivo y sería otro triunfo de PR.

Publicaciones Anteriores