• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Oswaldo Carpio

Elecciones en Venezuela

Con todo el poder en las manos Hugo Chávez ha obtenido una victoria táctica y Henrique Capriles una victoria estratégica. Victoria táctica y derrota estratégica de Hugo Chávez. Derrota táctica y victoria estratégica de Henrique Capriles.
 
El chavismo está herido de muerte, no sólo porque el megalómano y autócrata está enfermo, sino porque para ganar tuvo que hacer varias "autocríticas" en las que se vio obligado a reconocer que el "socialismo del siglo XXI" no es más que lo mismo que en Cuba y en otros países que para felicidad de sus pueblos abandonaron la ideología fracasada del marxismo y del comunismo. El "socialismo del siglo XXI" es una nueva forma de encubrir el modelo fracasado del comunismo.
 
En las elecciones del 7 de octubre de 2012, según el informe del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Hugo Chávez ha obtenido 7,731,972 votos (55, 66%) frente a  6,327,429 (44,73 %) de Henrique Capriles. Según la información hubo 39,322 Mesas de Sufragio y 17,921,153 ciudadanos electores. El total de votos de 14,418,051 votos y la abstención fue de 19,55%.  Los votos válidos de 14,144,693 (98,10%), los votos nulos 273, 358 (1,90%).
 
La alta votación obtenida por Henrique Capriles expresa la voluntad de cambio de poco menos de la mitad de los venezolanos. El modelo autoritario, basado en el odio, el voluntarismo conflictivo, vocinglero y agresivo de Chávez ha agotado a la mitad de los venezolanos. El millón 400 mil votos de diferencia a favor de Chávez se explica por el uso concentrado e indiscriminado de los recursos públicos en políticas populistas que han desaprovechado la gran oportunidad de hacer avanzar a Venezuela hacia el desarrollo.
 
Pese a los enormes recursos petroleros, Venezuela desde el Gobierno de Hugo Chávez, ha disminuido su producción de 3,200,000 mil barriles diarios a 2,400,000 mil barriles diarios. Casi un millón menos de barriles diarios de petróleo. El manejo de PDVSA ha sido un desastre. Se ha cuadruplicado el número de trabajadores y se han producido graves accidentes producto de un pésimo manejo técnico. La política populista que ha utilizado las Misiones para realizar "obras" en los sectores de menores recursos, obras sin control ni fiscalización, no auguran nada bueno. La riqueza del petróleo, administrada con criterios populistas no ha creado una mayoría de emprendedores sino un gran número de venezolanos dependientes, interesados en recibir "apoyo" del Estado. Pésimo camino para alcanzar el desarrollo económico integral y la creación de ciudadanía, democracia, libertad y desarrollo humano integral.
 
Henrique Capriles y la Mesa de Unidad Democrática (MUD) han dado un gran paso en camino de avance hacia la recuperación democrática de Venezuela. Hugo Chávez y su régimen están heridos estratégicamente. Chávez ha demostrado que ama el poder. Como todo autoritario megalómano tiene una compulsión para ejercer, controlar, manejar, mandar sobre los recursos del Estado, la gente y las instituciones. Hugo Chávez es otro de los presidentes populistas que sienten que son la encarnación de la patria, el corazón de la patria, la patria misma. Cuando Chávez está enfermo no está enfermo él sino Venezuela. Esta es historia antigua en América y el mundo. En realidad se trata del viejo y anticuado concepto de la monarquía francesa, que los enemigos de Luis XIV le atribuyeron: "El Estado soy yo" o lo que escribiera en sus reflexiones el monarca francés: "El bien del Estado constituye la gloria del rey". Porque en el reaccionario anti-capitalismo de Chávez, el retroceso hacia formas imperiales pre-modernas es cada vez más claro, como ocurrió con Napoleón Bonaparte que se declaró emperador en el siglo XIX o con el despotismo comunista en el siglo XX, pues donde imperó se construyó regímenes totalitarios construidos sobre el culto a la personalidad del líder único, el farol rojo, el inmarcesible. Eso es lo que impera aún en Cuba en el que los hermanos Castro, valiéndose de una maquinaria montada de propaganda y control de la policía política, se mantienen en el poder más de 52 años.
 
El régimen de Hugo Chávez  está herido de muerte. Empieza una lenta agonía que empezó con la enfermedad de Chávez que permitió conocer la relación dependiente frente a los hermanos Castro, su sumisión y el manejo politiquero, obscuro de su enfermedad.
 
Como todos los megalómanos en el poder, Chávez  no reconoce sus errores pero con  el objetivo de "ganar" tuvo que reconocerlos en público, llorar, gimotear y hacer demagogia ordinaria, capitalizando a su favor la sensibilidad popular. Con su "autocrítica" ha puesto la valla más alta y eso le permitirá a una oposición madura e inteligente, exigir resultados, políticas, obras, soluciones a los problemas de la inflación (más de 27%),  seguridad ciudadana, la dependencia alimentaria (80% de alimentos son importados), la destrucción de la industria venezolana, la falta de vivienda, la mala calidad de los servicios como el de electricidad, entre otros.
 
Henrique Capriles y la MUD han logrado una victoria estratégica. Deberán preservar y perseverar en la unidad; en una política firme e inteligente en la oposición, que siga sumando venezolanos a la causa de la modernización democrática. La campaña de Capriles fue muy clara estratégicamente y muy flexible tácticamente. El Plan de Gobierno y la Plataforma política son las bases para la unidad y un ejercicio elevado del papel opositor. El perfil de estadista, de abanderado de la paz, de la unidad de todos los venezolanos y líder de una Venezuela que clama por una modernización es la clave para todos. En los próximos meses, se irá haciendo tangible que el régimen autoritario de Chávez está debilitado, que se tratad de una victoria pírrica. Será el momento en el que la oposición democrática ejerza con responsabilidad la representación de casi la mitad de los venezolanos que crecerá hasta ser mayoría. En Venezuela se ha construido una nueva conducción, un nuevo liderazgo democrático que ha demostrado que tiene alas y raíces; que está en capacidad con esas nuevas alas, a elevarse --por los principios y valores de sus líderes-- a las alturas del poder y puede servir a los venezolanos porque tiene profundas raíces ciudadanas, populares, históricas.

Publicaciones Anteriores