La web de San Juan de Lurigancho
San Juan de Lurigancho - Lima - Perú
Toda la información del distrito mas Poblado del Perú
www.SJL.pe »
     ACTUALIDAD           DEPORTES           EDUCACIÓN           AGENDA           NACIONALES           INTERNACIONALES           REPORTAJES           ENTREVISTAS     
Especiales : Reportajes
Compartir esta noticia:   
jueves, 15 de junio de 2017
Indio Mayta: el paisano del carnaval
A pocos días del Día de la Canción Andina, recordamos a uno de los artistas folclóricos más importantes del Perú.
MAS LEIDAS

elcomercio.pe.- La primera vez que escuché hablar del Indio Mayta, ese ícono popular de los carnavales del Perú, yo todavía no comenzaba el colegio. En ese entonces, lo único que sabía de los indios provenía de las películas: eran los villanos del Viejo Oeste, y llevaban taparrabos y plumas, no ponchos ni sombreros tejidos. Me intrigó que lo llamaran “indio”. ¿Cómo podía serlo un paisano de mi padre? Ambos provenían de Celendín, en Cajamarca.

A los celendinos los llaman “shilicos”, que quiere decir “tacaños”. De las historias sobre celendinos, destaca una muy ilustrativa: shilico que va de fiesta camina descalzo hasta el local y se pone los zapatos recién en la puerta. La broma consiste en que es tan reacio a gastar, que ni siquiera gasta las suelas de su calzado. Cabe una interpretación menos avarienta: lo hace por mantener el brillo del cuero donde guardará sus pies empolvados. Pulcritud exterior. En vez de tacaños, vanidosos.
 
Mis recuerdos más básicos del Indio Mayta están vinculados a su indumentaria: camisa y pantalón blanco, impecables aunque sudara durante el espectáculo. Un hombre orgulloso de sí mismo y a gusto con ser admirado. Vanidad. La vanidad del artista, y shilico. Él llegó a ser uno de los cantantes con mayor popularidad en nuestro país, tanto por sus presentaciones masivas como por sus participaciones en la televisión. Los setenta son sus años en el programa Danzas y canciones del Perú.
 
La primera vez que lo vi en persona fue en un coliseo de gallos del distrito limeño de Puente Piedra. Ya no era para peleas con navajeros sino para la rivalidad por aplausos. Aquella tarde en que acompañé a mi padre, el músico celendino interpretó sus éxitos de siempre: “Carolina”, “El cilulo”, “Matarina”…
 
¿Quién era ese hombre que vestía con esmero y comenzó su espectáculo con vociferaciones de aplomo castrense? Era el artista que adoptó el apellido materno de su madre, y dejó atrás una carrera militar.
 
El Indio Mayta nació en la Navidad de 1931 y recibió el nombre de un genio del Renacimiento: Miguel Ángel. Pero, a diferencia de Buonarroti, el joven Silva Rubio no tenía inclinaciones para la pintura sino para el canto. Por eso estudió música en el Conservatorio Nacional después de abandonar su trayectoria policial y su experiencia en el Ejército.
 
La abuela Precila, madre de mi viejo, me enseñó que los muchachos éramos los cholos, y las muchachas, las chinas. Indios no éramos. ¿Por qué, entonces, sí lo era el Mayta? Imagino una explicación que rebasa sus inicios humildes en el distrito cajamarquino de Oxamarca y su final en el capitalino de San Juan de Lurigancho. Él era cholo entre cholos, pero, en Trujillo y Piura, donde hizo carrera en las Fuerzas Armadas, habrá sido tratado con los modos reduccionistas y deformantes del estereotipo.
 
La letra de su canción “El serranito” puede ser la versión poetizada de sus experiencias. Para esa índole costeña, su condición andina era un contraste que no lo hacía mestizo, sino indígena. Miguel Ángel Silva Rubio acogió la etiqueta de indio e hizo un homenaje con ella: la convirtió en el nombre artístico con que se ganó un lugar en la cultura del Perú.
 
Después del espectáculo en el coliseo de gallos, vi al Indio Mayta varias veces más en un restaurante turístico de Los Olivos. Tan típico como el picante de cuy, yo pensaba que era una manifestación exclusivamente vernacular, pero un día, frente al televisor, la imagen que tenía de él se amplificó. Era el comercial de una marca de cerveza, una propaganda en que la Orquesta Sinfónica Nacional interpretaba un carnaval cajamarquino, la música que él hacía. Ante mis ojos de escolar, el conjunto de magníficos instrumentistas tocó las melodías del paisano de mi viejo. Ese hombre de poncho y sombrero era famoso. Ahora, además, icónico.
 
Su canción más conocida es “Matarina”, y existen, por lo menos, versiones de Pepe Alva y de La Sarita. Así como se danza en los carnavales, también se puede bailar en la cadencia del pop y hasta poguearla. En esta canción, el Indio Mayta reproduce formas coloquiales del castellano y sostiene sus coplas en el humor: Lucifer es un compradito a quien estafa y el matrimonio sirve para no dormir en el suelo; se habla de una subsistencia rural en que prima el regocijo. Su percusión, sencilla como es, marca el compás con que zapatean las parejas.
 
El Indio Mayta murió el 19 de junio del 2010. Esperaba vencer al cáncer con un trasplante del riñón de su hija, después de que diera a luz. Ella ni siquiera pudo terminar su embarazo; su muerte fue también la muerte de su padre, que no la sobrevivió por mucho tiempo. A este hombre, que labró su destino bajo el ritmo manso de la tinya con que acompañaba su canto, no lo ajustició la enfermedad. Lo traicionó la vida.
 
Tenía 78 años y dejó un legado que recorre medio siglo. Yo, que bailo los huaynos tan mal como los coreo, recuerdo sus tonadas cajamarquinas con la rendición feliz de mis nostalgias personales y, también, bajo la seguridad de que hay producciones artísticas que deben aspirar a ser objeto de la memoria colectiva y de la entretención general, un motivo para engrandecer la existencia. Y el Indio Mayta lo consiguió.
Compartir esta noticia:   

Publicaciones Anteriores
» Indio Mayta: el paisano del carnaval  (3591 leidas)
» La Ansiedad  (4057 leidas)
» Apasionados por los American Bully - Team SJL  (11498 leidas)
» Proyecto Audiovisual '2140'  (9320 leidas)
» La foto de los dos mil dólares: La historia de un hombre que cumplió su promesa  (37302 leidas)
 
 
 
RECOMENDADOS DE LA SEMANA
II Festival Internacional de Teatro Temporada Alta  (5,961 leidas)
Mueren 74 inmigrantes al intentar cruzar el Mar Mediterráneo  (4,631 leidas)
Los distritos de Lima que más sufrirían en un terremoto  (726 leidas)
SJL: Constantes accidentes de tránsito por letrero que impide la visibilidad de semáforo  (457 leidas)
Más de 77,000 pobladores de San Juan de Lurigancho tendrán agua y alcantarillado  (454 leidas)
Niños estudian en un garaje por demoras en obras de remodelación de su colegio  (430 leidas)
Esto dijeron medios argentinos tras elección de árbitro  (428 leidas)
¡Apagón!  (379 leidas)
Terremoto en México. Ya hay más de 200 muertos  (369 leidas)
Concejo del Santa declara ´traidores de Áncash´ a congresistas de Fuerza Popular  (365 leidas)
 
El Charro Fernandez - Telef: 791-0285 Mariachi Rey en San Juan de Lurigancho - Telef: 797-0930
Show Infantil D*Glenys Lic. Daniel Acuña Bustamante Psicólogo - Psicoterapeuta
Justo Gems SAC www.PeruPc.com S.A.C.
Bodega y Viñedos Candela Comercializadora Rumiwasi S.A.C.
Instituto Cultural Ruricancho Detectives Privados en Lima Perú
Vidrieria Distribuidora Vera en  lima-peru. dist.  furukawa- miyasato MARIACHI EL REY DEL CHARRO FERNANDEZ - Telef: 797-2180
www.SJL.pe - Copyright © 2002 - 2017. Derechos Reservados - SJL - Lima - Perú
Director: Luis Candela Flores
Email: informes@sjl.pe